ABBA Voyage, el Concierto.

  




 


Después de mi viaje fallido para acudir a la inauguración de ABBA Voyage, tuve que esperar hasta hoy para ir a ver este concierto. Obviamente, me habían hablado de él y yo sabía la lista de canciones interpretadas. Pero eso, no fue suficiente para sorprenderme gratamente cuando me encontré frente a ellos, ABBA estaba en el escenario y era difícil creer que solo se trataba de hologramas.

 

El espectáculo ya comienza cuando ingresas en la antesala. Por supuesto, el bar y el restaurante ocupan la mitad del espacio, pero todavía quedan rincones para dos tiendas de recuerdos y la pared con las letras ABBA Voyage donde puedes fotografiarte de bajo de ellas, para la posteridad. Pero cuando estás solo, sin la compañía de tus queridos amigos, te aburres bastante rápido, especialmente si has comido justo antes de llegar.


La tienda es muy pequeña, y se necesita de la asistencia de un vendedor para ver cualquier artículo, por lo que no puedes deambular libremente como en la tienda del museo.


Después llegas a la sala del concierto. La sala se divide en dos partes, la fila de butacas y en el centro, frente al escenario, el Dance Floor (la Pista de Baile) donde se permanece de pie para poder bailar. Había elegido la Dance Floor, que cuando llegué estaba poco concurrida. Los asientos me parecen bastante alejados del escenario, y los más caros no son muy recomendables, porque una vez sentados, creo que la gente de pie en la Dance Floor debe entorpecer la vista. Opté por ubicarme en el centro de la pista, que es un buen lugar, aunque la próxima vez intentaré colocarme más adelante. Finalmente, cuando ya todo el público estuvo acomodado en su lugar, me encontré bastante apretado. Había mucha gente y realmente no podíamos movernos como queríamos. Por fortuna, conseguí una buena visión dado que soy bastante alto.


Para hacernos la espera más amena, el escenario cuenta con un bosque y música de fondo al estilo Cirkeln, que suena cada vez más fuerte hasta que comienza el concierto.

Tras el minuto de silencio por la Reina, aún presente en el corazón de los ingleses, el concierto comenzó con "Skallgång" del álbum November 89 de Benny y continuó con la primera canción, "The Visitors" donde vimos emerger las siluetas de ABBA desde el suelo.

¡Ese momento es deslumbrante, ABBA se encuentra frente a nosotros!, quiero decir, en carne y hueso, ¡pero no!, ¡son hologramas! ABBA está en el centro del escenario mientras que, a los lados, dos pantallas gigantes nos muestran los detalles de los hologramas, lo que obviamente es necesario para quienes están al fondo de la sala, pero que solo observé por breves momentos para mantener mi atención al motivo de mi presencia, los hologramas.


A partir del segundo tema “Hole In Your Soul” la orquesta en vivo apareció a la izquierda del escenario. Obviamente se muestra y se esconde a voluntad, ya que es importante que podamos ver que la música es en directo, con una orquesta muy completa y profesional. Y para demostrarlo, las estupendas coristas llegan incluso a reemplazar a ABBA en una canción. Durante esta representación, incluso pudimos escuchar el único error del concierto, ya que una de las cantantes no retomó su canto a tiempo y tuvo que tragarse las primeras palabras de su frase.
Después de la interpretación, presentan a los músicos de la orquesta.


El sonido resulta ser el mejor que podemos escuchar. Los conciertos de la Benny Andersson Orkester siempre han tenido un sonido potente y claro, y aquí, también la música en vivo se mezcla perfectamente con las voces de estudio de ABBA. Björn y Benny lograron hacer lo que siempre desearon, reproducir el sonido perfecto de una grabación de estudio en concierto. La sala está construida y adaptada para conseguirlo, y para complementar todo esto, un juego de luces integrado en las pantallas y en la sala aumenta la magia del momento.

Benny es el primero en presentar el espectáculo justo después de "Hole In Your Soul", y reaparecerá una segunda vez para hablarnos del vestuario. De hecho, ABBA utiliza un vestuario exclusivo hecho a medida para el concierto y que se cambia cuatro veces durante el concierto.

 

El vestuario es original, y en mi opinión, es una buena idea haberlo creado nuevo para este concierto, que junto con los diferentes arreglos que se encuentran en ciertas canciones, conseguimos experimentar ciertas novedades en este concierto.

  

 

Frida es la segunda en presentarse, justo antes de “Fernando” y Björn intervendrá dos veces, la segunda vez para recordar a los ingleses que, su jurado no les dio ni un solo punto en el concurso de Eurovisión de 1974. Finalmente, Agnetha se presentará justo antes de “Don't Shut Me Down".

 

Me hubiera gustado que todo el concierto estuviera representado por los hologramas, pero no es así, dado que algunas canciones empiezan con los hologramas en el escenario, acabando en una filmación en las pantallas gigantes, insertando una tercera pantalla entre las otras dos fijas, en lugar de la representación de los hologramas, o son las propias imágenes de los hologramas las que acompañan la canción. Pero, en mi opinión lo peor es, cuando dos de las canciones son representadas por una animación, que cuenta una historia cuyo final se revela en la segunda canción, y que, aunque lo han intentado, no tiene mucho que ver con ABBA. La verdad es que no me gustó nada, porque fui a ver a ABBA en el escenario, y no unos dibujos animados que me parecieron de relleno.

 

El segundo momento que no me convenció es la interpretación de "Waterloo". Muestran imágenes de video originales de varios pasajes televisivos como en Eurovisión, en Momarkedet o incluso en Japón. Hubiera preferido que recrearan completamente la actuación de Eurovisión con los hologramas.


Obviamente, el concierto termina demasiado pronto, pero debo reconocer que la elección de las canciones sigue siendo la mejor para mi gusto, contando con que solo se tiene derecho a veinte canciones.

Al salir, fui a la tienda de recuerdos, pero no encontré nada realmente interesante para mí, así que solo compré un bolso ABBA Voyage. Incluso los programas que se venían distribuyendo al principio, ahora se venden, pero sin las postales con un miembro de ABBA.


Una vez fuera, como tenía que hacer cola para tomar el metro, me di el gusto de tomar un helado para refrescarme un poco.

Realmente espero que construyan un Arena en cada Continente, para que así los fanáticos de todo el mundo, puedan disfrutar de este concierto, sin viajar demasiado lejos. Y aunque no seas fan de la banda, estoy seguro de que vivirás un momento único que siempre recordarás. Este espectáculo es el primero, habrá otros, ¡pero podemos congratularnos de que vimos el primero!



Erik Liebstaedter

Septiembre de 2022 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ABBAday 2022 (International ABBA Fan Club Day in Roosendaal)

Candle Light ABBA con el Cuarteto de cuerdas Valencia